girl-2205813__340

Asegura tu Seguridad.

Imagina por un momento, que mañana al despertar y sin saber porqué, apareces en un espacio, totalmente nuevo y desconocido para ti. Echando un vistazo a tu alrededor, observas, que no posees absolutamente nada. Estás semidesnudo, sin objetos cotidianos cerca. Sólo te tienes a ti.

¿Cómo crees que reaccionarías?

¿Asumirías la nueva aventura con entusiasmo?

¿Del uno al diez, cómo medirías tu seguridad en tales circunstancias?

Cuándo hablamos de Seguridad, deberíamos ser más precisos. Y cuándo lo hacemos de manera general, olvidamos por completo, su significado. 

¿Qué es la Seguridad?

Sensación de certeza, de confianza, de tranquilidad…pero, ¿en qué y en quién?

Debemos primero, diferenciar entre la Seguridad Externa(¿En qué?) y la Interna (¿En quién?).

La Seguridad Externa, está relacionada con el mundo físico. Son todas tus posesiones: tu casa, el coche, tu trabajo…lo que temes PERDER. En cambio la Seguridad Interna, es todo lo relacionada con tu SER, con tu mundo interior. Lo que nunca podrás PERDER. 

La seguridad externa, solemos planificarla desde la más tierna infancia. Todo está perfectamente estructurado para asegurarnos un futuro digno. Comenzamos estudiando en el colegio, para seguir estudiando, hasta alcanzar grados superiores. Después trabajamos para sobrevivir y asegurarnos también, nuestra ansiada jubilación…Este tipo de seguridad, ofrece garantías físicas o externas. Y como persona de la tierra, realista, no la podrás alcanzar nunca, al completo. Este tipo de seguridad, aunque la aspires, depende de muchas más circunstancias, externas a ti.

¿Puedes controlar tu situación laboral, al cien por cien, o dependerá, entre otras cosas, de la situación económica que viva tu empresa o tu país?

¿Puedes evitar que se estropee el coche, o que el vecino de encima tuyo, te inunde el baño? 

En cambio, existe otro tipo de Seguridad que merece mucho más la pena cultivar y esa es, tu Seguridad Interna. Es curioso que nos eduquen a planificar lo exterior desde la niñez, nuestro mundo físico, al que llaman nuestro futuro, pero en cambio se les olvide educarnos para el crecimiento personal, del que verdaderamente, dependerá ese futuro.

Si creces en tu Autoestima y aprendes a confiar plenamente en ti. Esas circunstancias externas, que no puedes controlar, serán lo de menos. Sabrás solventarlas de la mejor manera. Porque cuando alcanzas la plena Seguridad, te vuelves consciente de todo lo que has aprendido, y por lo tanto, también eres capaz de reconocer, todos esos recursos que has ido adquirido en todas tus experiencias de vida y que te ayudarán, con total certeza, en la creación de tu futuro ideal. Y lo mejor de todo, es que además, este tipo de seguridad, sí que la podrás controlar al cien por cien, porque sólo depende de ti.

Volvamos al ejemplo del comienzo. Desde un lugar desconocido y sin posesiones…

¿Qué seguridad practicarías?

¿Cuál es la única que puede salvarte la vida?

¿Si no confías en ti, podrías adquirir nuevas posesiones?

¿Si sólo aseguras tu mundo físico, sin reforzar tu identidad y tu autoestima, cómo mantendrás esas posesiones?

Imagina ahora, que te dejan en ese mismo lugar desconocido, con algunas posesiones: algo de dinero, el móvil, sin cargador, muy pocos objetos personales, y algo de ropa. Lo suficiente para pasar algunos días.

¿Y después, qué harías para continuar con la aventura?

¿De qué seguridad, te valdrías? 

No te descuides. Cultiva siempre tu Seguridad Interna. En las peores circunstancias, es la única que puede salvarte la vida, en realidad, sólo te tienes a ti, aunque te escondas detrás de lo que posees. No olvides nunca, que tu posesión más preciada, siempre eres tú.

losientomami_

Necesidad de Aprobación

¿Dirías que necesitas la aprobación de los demás para sentirte mejor o más seguro?

¿No es suficiente con la tuya?

Como animales sociales, operamos en diferentes grupos o sistemas. La necesidad de pertenencia a estos grupos, la marca nuestro instinto y está relacionada con la supervivencia. Todos estos sistemas, te aportan cosas diferentes y ayudan a complementar tu propio sistema. Porque tú también eres un sistema en sí mismo, que te retroalimentas de todos los demás y viceversa.

Naces solo, sin embargo necesitas de inmediato, los cuidados de por lo menos un adulto(tu segundo sistema: mamá y papá) para poder sobrevivir. Y así sucesivamente, porque cuanto más crecemos, a más sistemas, tendemos a pertenecer. La familia de sangre, la creada, los amigos, los compañeros de trabajo, los conocidos del gimnasio o de esas clases de baile o de teatro…todos tus sistemas te aportan algo, como tú, a todos ellos. 

¿Te incomoda o enfada que no aprueben tus opiniones?

¿Te desagrada que no entiendan tus reacciones?

¿Qué haces cuando esto sucede, cambias de opinión o reacción, por el temor al rechazo del grupo, o te mantienes en tus trece?

¿Buscas un nuevo grupo que te apruebe más?

Observa cómo funciona el mundo. Somos muchos y no podemos complacer a todos. Si logras complacer, a por lo menos, la mitad de tus contactos, ya estás haciendo un gran trabajo. 

¿A caso, tú estás de acuerdo con todos ellos?

Piensa que por lo menos la mitad de la gente con la que te encuentres, va a estar en desacuerdo contigo. Esto no quiere decir, que rechacen todo de ti, si no sólo una parte, una mera opinión o pensamiento. Y tú eres mucho más que un simple pensamiento.

¿Estás dispuesto a sacrificar tu propio yo, por alimentar esa necesidad de aprobación?

Colocar la responsabilidad de tus sentimientos en los demás, no te deja ninguna opción para cambiar. Bajo esta perspectiva, afirmas que son los demás y no tú, los que estropean tu tranquilidad. Colocando tu responsabilidad en ellos. De esta manera te ratificas en que «tú no puedes hacer nada»y que tu sino, por lo tanto, está en sus manos. Así tampoco corres ningún riesgo, manteniéndote en tu zona de confort. 

¿Quieres seguir ahí?

No necesitas la aprobación de los demás, con la tuya es suficiente. 

¿Buscas en la aprobación de los demás, tu propia aprobación?

¿Y crees que es en los demás, dónde debes buscar?

La paradoja de la necesidad de aprobación es que cuanto más la ansíes o más las busques, más se te escapará. Porque no es en los demás dónde la debes buscar. Si no dentro de ti. 

La aprobación de los demás no te dará la felicidad. De modo que si quieres que te aprueben, lo peor puedes hacer, es correr tras ella. Porque así, se te escapa. Prueba a estar más en contacto contigo mismo, haciéndote caso, de corazón. Así recibirás toda esa aprobación que necesitas.

Sabes que no puedes recibir la aprobación de todo el mundo. Si consigues obtener tu propia aprobación, no necesitarás la de los demás. Las personas somos individualistas en nuestras percepciones, subjetivas. No vemos, oímos y sentimos las mismas cosas, aún habiendo experimentado el mismo suceso. No tienes que convencer a nadie, sólo a ti.

¿Te aceptas, aunque no te aprueben?

ec3a5592-9209-478f-a851-0aa1857ab4b9

La Inutilidad de la Preocupación

¿Preocupado?

¿Qué te preocupa, tu futuro?

Pues siento decirte que no hay nada de qué preocuparte. Absolutamente de nada, y mucho menos concerniente a tu Futuro. Puedes elegir vivir preocupado por tu futuro, aún sabiendo, que por mucho que lo hagas, no lograrás cambiar nada de ese futuro.

La preocupación es un sentimiento inútil, no sólo porque te hace perder el tiempo y mucha energía. Si no porque te hace escapar del momento presente. Aunque no lo creas, cuando te preocupas, no estás aquí, si no allí. No tú, si no tu mente. Tu cuerpo sigue aquí, esperando a que regreses, padeciendo tu angustia. Inmovilizas tu presente, por algo que acontecerá en tu futuro, o no. Debes admitir que no tienes el control de nada, que no provenga de ti. Y lo que proviene de ti, está siempre en el presente, no en tus preocupaciones del futuro.

¿Regresas ya a casa?

La preocupación está bastante arraigada en nuestra cultura y educación. Te han enseñado a asociar la preocupación con el Amor:

«Cuándo amo a alguien, me preocupo por él»(creencia cultural)

¿Te preocupas o lo amas?

¿Y no es menospreciar sus capacidades, preocuparte por él?

¿Él o ella no puede valérselas por si mism@?

¿Crees que le aportas algo positivo con tu preocupación?

Cómo antes comenté, la preocupación inmoviliza. Te deja en bloqueo, porque en vez de trascenderla, te recreas en ella. Te han educado a ser cauteloso y prudente ante lo desconocido. Se les olvidó alimentar tu curiosidad innata. Base de cualquier aprendizaje. Te hicieron creer que lo desconocido, estaba relacionado con el peligro. Y se les pasó también recordarte, que detrás de lo desconocido está el misterio y la sorpresa.

Si crees en ti totalmente, desaparecen tus límites. Piensa en todas esas personas importantes para ti y a las que admiras.

¿Crees que le temen a lo desconocido o por el contrario son amantes del misterio y de la sorpresa?

No permitas que algo inútil, se adueñe de ti. Quizás no tengas un plan concreto de cómo enfrentarte a lo desconocido. Y es que hay veces que los planes no te hacen falta. Te los encuentras mientras avanzas, desde el presente. Ocupándote de ti.

Screenshot_20191112_175650

Los Secretos del Miedo

LOS SECRETOS DEL MIEDO:

¿Tiene secretos el Miedo?

Tantos como tú. Eres su creador y como tal, también le trasmites tus secretos.

¿Sabes lo que se suele decir, de qué las mascotas, se terminan pareciendo a sus dueños, o son sus dueños a sus mascotas?

Pues esto es algo parecido. Cómo dije antes, eres tú quien crea el Miedo y este, aunque no te lo parezca, porque lo rechazas, también tiene mucho de ti. En realidad, todo, ya que eres tú, disfrazado de monstruo o fantasma. Tu Miedo es un reflejo de ti. Así que si lo que quieres es conocer mejor al Miedo, para manejarlo a tu antojo. Empieza por conocerte a ti. Y a tus secretos.

1. EL MIEDO TAMBIÉN TIENE MIEDO. De ti y de tus capacidades, de tu excelencia. Sabe que en cuanto lo llegas a reconocer, pierde todo su poder y su sentido. Él sí que te conoce bien y sabe hasta dónde puedes llegar. Es la ALARMA que te avisa, de que ya estás preparado para DESPERTAR. Puedes apagarla, para dormir cinco minutos más, aún sabiendo que volverá a sonar, o puedes apagarla para enfrentarte a él.

¿Quién tiene más MIEDO, TÚ o tu MIEDO?

2. El MIEDO CONVIERTE A COBARDES EN VALIENTES.

¿Con qué Miedo te diste cuenta, de que eras VALIENTE?

El MIEDO permite o facilita el cambio de estado. Si no sientes Miedo, no podrías transformarte. Sin Miedo, no serías capaz de diferenciar la Valentía de la Cobardía. El Miedo te da la oportunidad de convertirte en VALIENTE. Ya es decisión tuya, propiciar esa cambio o no.

3. TE RECUERDA TUS TALENTOS para afrontar la situación.
No solemos practicar, eso de destacar nuestros Talentos, dones, virtudes, recursos…no nos han educado para el crecimiento personal. Cuándo aparece el Miedo, aunque lo hagamos a la fuerza. Lo hacemos, no nos queda otra. Tenemos que revisar nuestra caja de herramientas, o lo que es lo mismo, con lo que ya contamos, para saber cómo enfrentarnos a nuestra creación.

¿Por qué… cuándo sueles recurrir al desarrollo o crecimiento personal?

¿En tus mejores o peores momentos?

4. QUIERE SER TU AMIGO, TU ALIADO. Es su intención, hacerte Valiente y eso no es lo que buscan precisamente los enemigos, sí los amigos. Es cierto que sus formas quizás, no sean las más adecuadas para conseguirlo. Pero recordemos que no sabe hacerlo de otra forma.Es su manera.Tampoco podemos echarle toda la culpa porque:

¿Quién lo creó?

5. TE EMPUJA A CRECER.
Reconocerlo o lo que es lo mismo, reconocer las debilidades, te hace más FUERTE. El hecho de ignorarlas no las hace desaparecer, sólo las tapa superficialmente. Tenderán a salir, quizás no de la misma manera, ni con el mismo nombre, pero recordemos que el Miedo, también tiene la capacidad de crear MIEDO, si no le das bien de comer.

6. ES MÁGICO.
Cuándo lo afrontas, te vuelves INVENCIBLE.

¿Sufriste el Miedo de niño, del monstruo de debajo de la cama?

¿Alguna vez te atreviste a mirar?

Yo desde luego que no. Aún no estaba preparada para entender la grandeza de mi imaginación. Cuando fui creciendo, pensé que este Miedo, el del monstruo de debajo de mi cama, ya se había disipado. Sin mi ayuda, él sólo, sin enfrentarme a él y de forma mágica. Sin embargo, con algo más de conciencia, me percaté, que aunque ya no temiera al monstruo de debajo de mi cama. Ahora existían nuevos fantasmas, nuevos miedos, a mi alrededor. Es decir que salió de debajo de mi cama, ya que yo no quería verlo y se camufló entre mi realidad. Generando lo que parecían en principio, nuevos Miedos, aunque en realidad, partieran del mismo, del que nació debajo de mi cama.

Ya conoces los secretos del miedo, que no son más, que tus propios secretos.

¿Qué piensas ahora de él(de ti)?

Contacta conmigo!

Contacto

Te propongo hacer un viaje juntos.Tú te encargas de elegir el destino y el tiempo que quieres emplear en el viaje y yo pongo la guía. Junto a ella, iremos explorando los diferentes mapas de ese territorio.Tu territorio. Compartiremos emociones y romperemos esas barreras que te impiden volver a creer en ti y en todas tus capacidades. Bajo esa capa que conforma tu apariencia, habita lo mejor de ti, no lo ignores y despliega todo tu potencial.

¿Te apuntas?
logo-laura-fernandez

Laura Fernádez ©
Todos los derechos reservados